• 3044 9110
  • info@crece.edu.gt

Beneficios de la estimulación oportuna

Los primeros cinco años de vida de los niños y niñas son vitales y decisivos para su desarrollo y salud. La estimulación temprana está relacionada a una serie de ejercicios, actividades y juegos que permiten fortalecer en los niños todas sus capacidades intelectuales, sensoriales, motrices, sociales y emocionales.

Todas las experiencias que reciben los pequeños forman conexiones entre sus neuronas que se establecen en el cerebro, las cuales generan respuestas ante estos estímulos, aportando múltiples beneficios durante el proceso. En esta etapa, el bebé desarrollará una serie de actividades que logrará beneficiar su progreso físico y emocional. Además, permitirá que éste pase de manera íntegra desde la dependencia hasta sus inicios de su autonomía.

 

Para garantizar un óptimo desarrollo es importante conocer que la estimulación temprana está compuesta por diversas áreas. Entre ellas están las siguientes:

  • Área Cognitiva:

Se encarga del desarrollo intelectual del bebé. Por lo tanto, se encarga de trabajar la memoria y la atención mediante estímulos con los que convive el niño en su día a día.

 

  • Área Motriz:

Se ocupa de llevar a cabo la potenciación del control muscular, coordinación y equilibrio del menor. Asimismo, le brindará al niño las herramientas necesarias para iniciar con el manejo independiente de su cuerpo.

 

  • Área del lenguaje:

Se encarga del desarrollo de habilidades que permitirán que el bebé logre comunicarse con el entorno que lo rodea. De igual forma, engloba tres aspectos fundamentales: La capacidad comprensiva, expresiva y gestual.

 

  • Área Socioemocional:

Esta área incluye las experiencias afectivas y sociales en el proceso de crecimiento del bebé. Esto le permitirá sentirse querido y confiar en quienes lo rodeen según la relación que establezca.

En resumen, la estimulación oportuna fomentará una mejora las áreas anteriores, logrando que los niños obtengan los siguientes beneficios:

  • Estimulación del pensamiento lógico
  • Una mejor exploración e interacción con su entorno.
  • Optimización del desarrollo psicológico, social y físico.
  • Facilita la adquisición del lenguaje: articulación del habla, comprensión y expresión oral, capacidad de retener más vocabulario.
  • Impulsa sus competencias psicomotoras.

 

Es importante que las actividades de estimulación oportuna sean adecuadas a la edad en que los niños se encuentran, ya que este proceso puede ayudar a identificar a tiempo algún déficit en su neurodesarrollo.