• 3044 9110
  • info@crece.edu.gt

4 consejos para sobrellevar el primer día de colegio de tu hijo

Llevar a un niño a su primer día de escuela es una de las etapas de desapego más complicadas en la relación entre padres e hijos. Es la primera vez que se va a estar alejado y solo con personas extrañas, así que tanto tú como él pueden experimentar muchas emociones.

 

La clave está en que la primera ida al colegio no se torne traumática para el niño, por el contrario, crear expectativas y mostrar lo divertido que puede ser es la mejor opción para que el proceso de adaptación al colegio sea lo más sencillo posible. Es importante centrarse en las cosas positivas, en lo bueno que trae el colegio y trabajar en estas ideas mucho antes de que inicien las clases.

Te dejamos los siguientes consejos antes de su primer día escolar:

Involucra a tu hijo en la preparación para el primer día de clases

Llévalo contigo a realizar todos los preparativos para su primer día de clase. Que te acompañe a buscar sus útiles escolares puede generarle emoción. Deja que escoja su mochila, los crayones y cuadernos que utilizará, de esta manera podrá asociar la escuela con cosas positivas, antes si quiera de ingresar en ella.

 

Hagan juntos la mochila o la lonchera, motívalo con entusiasmo y platícale lo bien que se sentirá en la escuela. No fomentes regresiones a etapas anteriores, es decir, hablarle como si fuera un bebé, consentirlo demasiado o hacer que se apegue más a ti para compensar el desprendimiento.

No crees inseguridad o temor

Durante los días previos, no debes expresar con insistencia frases como: “te vas de mí”, “eras un bebé y ahora te vas de nosotros”, “no sé si voy a soportar verte cruzar la puerta de la escuela”, etc. Estos mensajes propician la angustia de separación en los niños y por ende un rechazo por la escuela.

 

Debes recordar no utilizar algún tipo de chantaje afectivo al momento de la despedida: “no llores porque mamá se va a poner triste” o “dale la mano a la maestra, no me voy a ir, ahora mismo regreso y estaré contigo en el salón de clases”. Usar el engaño como forma para que se queden en la escuela afecta en la percepción de cómo verán la escuela.

Llévalo antes a conocer su escuela

De ser posible, llévalo a conocer su salón y a su maestra antes del primer día de clases. Algo que funciona muy bien en los niños es que conozcan el lugar donde van a estudiar con antelación, así cuando llegue ese día, sentirán que llegan a un lugar que ya visitaron y no desconocido.

Cálmate y calma a tu pequeño

Respira, es normal que para los padres el proceso tampoco sea fácil. Para calmar a tu hijo y brindarle la sensación de que todo está bien, debes ser quien mantenga la calma. Sentarte a hablar con tu pequeño de lo que implica ir al colegio, de los amigos que puede formar y de lo divertido que puede llegar a ser, hará mucho más sencillo el proceso.

 

Es fundamental que el primer día en que lo dejes en el colegio le des un fuerte abrazo, le digas que volverás a recogerlo y lo mires con una enorme sonrisa. 

Si el niño nota que estás triste, entonces asociará el colegio con algo malo y no querrá ir. Si el niño llora cuando lo dejes quédate un momento e intenta calmarlo, cada día estos episodios serán menores.

 

El proceso de adaptación no será sencillo, pero con amor y esfuerzo conseguirás que el niño acepte este nuevo espacio aprendiendo a moverse en él de modo progresivo, adaptándose a nuevas rutinas y creando vínculos de afectividad con sus demás compañeros y docentes. De este modo, se consigue una actitud de aceptación positiva hacia la escuela.